Puente de la Memoria

Antes de la II Guerra Mundial, la calle Chłodna cumplía un rol muy importante en la red de tráfico de la capital polaca: formaba parte del eje este-oeste, que empezaba en el barrio de Praga y que seguía hacia la carretera a Poznań. Los alemanes pronto reconocieron la importancia de este camino, por lo que decidieron dejarlo fuera de los muros del gueto.

El puente de madera que unía el gueto “pequeño” con el gueto “grande” colgaba precisamente por encima de la calle Chłodna (fue construido entre las casa que llevaban los números 23 y 26), y que por su relevancia comunicativa nunca formó parte del gueto. Aunque el puente existió menos de un año, sigue siendo considerado como símbolo de opresión, de bestialidad y de crueldad. Los judíos que cruzaban el puente veían la vida cotidiana de los ciudadanos varsovianos, los tranvías y autobuses que pasaban de prisa por la calle Chłodna… Sigue leyendo

Estándar

KAISERPANORAMA / FOTOPLASTIKON

Aunque nos guste o no, todo lo “vintage” está ahora muy de moda. Si os apetece pasar el tiempo de una manera un poco distinta y muy “slow” J os animo a que visitéis el “Fotoplastikon” (calle Aleje Jerozolimskie 51). Aunque las fuentes no son concordes, parece que el “Fotoplastikon” de Varsovia sigue en el mismo sitio desde 1905 ¡!!

Este precursor del cine nos lleva en un viaje al siglo XIX y principios de XX. Muestra a una Varsovia que nunca más volveremos a ver. Desde los interiores de las casas burguesas hasta la vida de los habitantes de los barrios más pobres de la capital polaca. Los palacios, las casas o incluso calles enteras que entre 1939-1945 fueron enterradas bajo los escombros. En fin, el mundo que la guerra borró. Sigue leyendo

Estándar

Monumento a los Héroes del Gueto (Pomnik Bohaterów Getta)

Es muy grande. Tiene 11 metros de altura. Está hecho con placas de labradorita, el mismo material que almacenaban los nazis en todas las capitales europeas vencidas para la posterior construcción de los monumentos a Hitler. La parte central del monumento (de 5,4 por 2,5 meros) representa a los insurgentes del año 1943. Lo sorprendente es que no son solamente hombres, sino también mujeres y niños. El personaje que figura  en el centro es Mordechaj Anielewicz, uno de los dirigentes del Levantamiento. Él sostiene una granada en sus manos, otros cócteles molotov o pistolas. Todos están rodeados de llamas que representan el gueto ardiendo. Pero el monumento tiene también otro lado. Desde la calle Zamenhofa nos miran las caras de los que fueron llevados al exterminio. Sus caras están llenas de inmenso dolor, de incertidumbre y de incredulidad. No obstante, su futuro es muy bien conocido e inminente.

El monumento que conmemora el martirio del pueblo judío fue inaugurado el día 19 de abril de 1948, en el quinto aniversario del estallido del Levantamiento. Fue elevado en medio de la nada: sólo quedaba un inmenso mar de escombros de lo que había sido el barrio judío de Varsovia. Las fotos que muestran aquél día son muy conmovedoras. Sigue leyendo

Estándar

Jan Karski

Es un hecho comprobado que el museo POLIN se ha convertido en un punto obligatorio de las visitas en la capital polaca. Pero cuando vayáis a conocer la historia de los judíos polacos, no os olvidéis de acercaros a un pequeño monumento que está situado en el parque que rodea el museo. La escultura representa a un señor mayor que, sentado, apoya una pierna sobre la otra. Tiene una mirada atenta y triste, pero eso no sorprende a nadie que conozca la historia de Jan Karski.

Nacido en el año 1914 en la localidad de Łódź como Jan Kozielewski, obtuvo una excelente educación, tras la cual entró en el cuerpo diplomático. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Jan Karski trabajaba para el Ministerio de Asuntos Exteriores, pero fue movilizado para luchar contra el enemigo nazi (y, posteriormente, contra la invasión de la Unión Soviética). Además, empezó a participar en el movimiento de resistencia polaco. Detenido en 1940 por la Gestapo consiguió escapar y, siendo un verdadero patriota, consideró su deber y principal obligación, informar al Gobierno polaco en el exilio y a los aliados occidentales sobre la situación de la Polonia invadida y, especialmente, sobre el Holocausto.  Sigue leyendo

Estándar

Rogal świętomarciński

Aunque es un dulce típico de la fiesta de San Martín (11 de noviembre) el “rogal świętomarciński” tiene muy buena fama en todo el país. Siendo un producto típico de la región de Wielkopolska (Gran Polonia), y sobre todo de la ciudad de Poznań, el “rogal świętomarciński” es una denominación de origen protegida de acuerdo con la normativa establecida por la Unión Europea. Afortunadamente, este 11 de noviembre fue posible comprar este dulce también en Varsovia. :) Aunque comer el “rogal świętomarciński” es típico en la fiesta de San Martín, en la actualidad, en Poznań y sus alrededores se puede comprar durante todo el año.  Sigue leyendo

Estándar

Cementerio Evangélico de las Confesiones de Augsburgo / Cmentarz Ewangelicko-Augsburski

Como ya os he comentado en otras ocasiones, el día de Todos los Santos es un día muy especial en Polonia. Los cementerios se llenan de flores y velas y el ambiente es muy sereno.

Este año me gustaría enseñaros unas fotos sacadas el día 1 de noviembre en el Cementerio Evangélico de las Confesiones de Augsburgo de Varsovia. Situado en la calle Młynarska 54/56/58, comparte un fragmento de su muro con el famoso cementerio de Powązki, y junto con 4 otras necrópolis situadas en el barrio de Wola. En el año 2014 fue inscrito en la Lista de los Monumentos Históricos, siendo de un gran valor histórico y artístico. Fundado en 1792, es el lugar de descanso de más de 100.000 personas.

Sigue leyendo

Estándar

Centro de Ciencia Copérnico (Centrum Nauki Kopernik)

En los últimos años el Centro de Ciencias Copérnico se ha convertido en una de las mayores atracciones de la capital polaca. El Centro se encuentra en la calle Wybrzeże Kościuszkowskie 20, muy cerca de la Biblioteca de la Universidad de Varsovia. Es un sitio perfecto para descubrir las maravillas de la ciencia a través de diversos experimentos. Allí uno puede tocarlo todo, investigar, pensar y disfrutar de sus descubrimientos.

Lo mejor es que el Centro fue diseñado para visitantes de todas las edades. No sólo los más pequeños, sino también sus padres o sus abuelos van a disfrutar haciendo experimentos de todo tipo: física, química o astronomía. El Centro cuenta con 22 mil metros cuadrados, así que os aconsejo que dediquéis por lo menos medio día para descubrir tranquilamente lo que este espacio interactivo tiene por ofrecer a sus visitantes.

No os olvidéis de pasar por el Planetario (El Cielo de Copérnico) que os llevará a los rincones más lejanos de nuestro universo.

Además, en la azotea podréis disfrutar de un jardín maravilloso, que al mismo tiempo es un mirador con unas vistas preciosas del barrio de Praga.

unnamed (5)

unnamed (4)

unnamed (3)

unnamed (1)

unnamed (2)

Estándar